Remedios caseros para combatir la onicomicosis

La onicomicosis en términos simples es una infección detonada por hongos que se introducen en el lecho ungueal a través de la cutícula. Esta situación provoca un gran malestar, incomodidad, vergüenza y en algunos casos puede producir lesiones dolorosas. Si la superficie de la uña presenta una coloración amarillenta o verdosa, significa que la enfermedad está alcanzando niveles severos. Por tal razón es importante recurrir a un tratamiento efectivo a la brevedad posible.

Situaciones que incrementan el riesgo de contraer esta infección

Aunque la onicomicosis puede afectar a los dedos de cualquiera de las extremidades, generalmente aparece en las uñas de los pies. Esto se debe a la humedad que se concentra dentro del zapato, la cual propicia la propagación de los hongos. Los casos en que esta situación se presenta en las manos son muy pocos.

La enfermedad puede surgir también por falta de higiene. Es importante asear los pies después de retirar las medias y los zapatos y especialmente cuando se ha transitado descalzo por zonas que favorecen el contagio. Tales áreas incluyen los pisos de balnearios y baños públicos. Factores como la suciedad, el polvo y el sudor crean las condiciones adecuadas para que el hongo pueda prosperar.

Tan pronto como la infección es detectada debe ser tratada pertinentemente. Con tal propósito se puede recurrir a remedios caseros cuya eficiencia ha sido demostrada por evidencia anecdótica durante varios años. Adicionalmente, este tipo de tratamientos no involucran riesgos para la salud y se encuentran al alcance de todo bolsillo.

Soluciones naturales eficaces contra un problema persistente

  • Vinagre blanco. Debido a sus propiedades antisépticas y antibacterianas, este elemento proporciona una valiosa asistencia inclusive en casos severos de onicomicosis. Para combatir el proceso infeccioso se recomienda mezclar una parte de esta sustancia con dos porciones de agua caliente. Luego sumergir el pie afectado en tal solución por lo menos durante 12 minutos. Posteriormente enjuagar bien para evitar que el hongo se propague. Es importante mencionar que en caso de detectar cualquier irritación, se aconseja agregar más agua a la mezcla y usarla en días alternados.
  • Aceite de ajo. Se puede combinar este bálsamo en porciones iguales con el vinagre blanco. Luego se debe aplicar la mezcla sobre el área afectada, la cual deberá ser cuidadosamente cubierta con un vendaje elástico. Esta solución ralentiza la actividad del hongo gracias a las propiedades anti-fúngicas del principal componente activo de este elemento, la alicina, como se explica en esto sitio web.
  • Aceite de orégano. Este componente tiene poderosas propiedades antiparasitarias, antibacterianas, antivirales, anti-fúngicas y analgésicas. Es por eso que este es un recurso altamente efectivo en la eliminación de los agentes infecciosos. Se recomienda mezclar este bálsamo con extracto graso de oliva en proporciones iguales para posteriormente aplicar la solución donde es requerida con asistencia de un pedazo de algodón. Este tratamiento proporciona resultados efectivos en pocas semanas.
  • Aceite del árbol del té. Efectivo remedio contra la onicomicosis debido a sus propiedades fungicidas y antisépticas que lo hacen el componente clave de tratamientos de calidad como ZetaClear. Antes de aplicar este bálsamo se recomienda desinfectar el área afectada y las zonas circundantes con ayuda de un pedazo de algodón empapado en alcohol. Luego aplicar la sustancia oleaginosa sobre la uña y dejar que penetre en las capas más profundas.