¿Que causa que las uñas de los pies y las manos se vuelvan extremadamente frágiles y secas?

La condición y apariencia de las uñas va cambiando con el paso de los años. Sin embargo, transformaciones drásticas como un incremento en la fragilidad o cambios de coloración pueden estar señalando un problema más serio de salud. Es importante dedicar la atención adecuada a tales síntomas y averiguar lo antes posible las razones de tales manifestaciones.

Cambios comunes en las uñas en el transcurso de la vida

Las uñas de los dedos, especialmente las de los pies, pueden volverse más frágiles como parte del proceso natural de envejecimiento del cuerpo. Para minimizar el daño se recomienda mantenerlas debidamente recortadas e hidratadas. Asimismo se debe evitar el uso de calzados demasiado cerrados o apretados que pudiesen concentrar la sudoración por falta de ventilación. Es conveniente también prescindir del uso de esmaltes cuyos componentes químicos desgastan y debilitan los tejidos.

Otra razón que puede ocasionar que las uñas de los dedos se vuelvan quebradizas y frágiles es una exposición excesiva a la humedad. Los tejidos, al tratar de encontrar un equilibrio con tal condición ambiental, tienden a resecarse de modo que pierden su hidratación natural.

La fragilidad excesiva en las uñas es catalogada como una forma de distrofia ungueal que también se conoce como onicorrexis. Este problema puede afectar a cualquier persona aunque cabe mencionar que es una condición especialmente común en las mujeres mayores.

La distrofia ungueal hace referencia a una formación estructural deficiente en las uñas. Cuando estas se vuelven quebradizas, las capas de proteína son propensas a separarse y romperse. Por lo que síntomas comunes de esta condición incluyen el surgimiento de placas escamosas que pueden separar los tejidos longitudinalmente como se explica en Medicina Natural.

Piezas pequeñas de la uña también pueden romperse por completo. Suele darse la acumulación de cantidades moderadas de queratina amarilla debajo de la superficie haciendo que la placa se eleve hasta que eventualmente se desprende, condición conocida como onicólisis. Una vez que la uña cae, puede que la nueva que vaya a crecer en su lugar no se forme correctamente.

Aunque la distrofia ungueal no es en sí una amenaza a la salud, las uñas dañadas pueden ser dolorosas y desagradables, provocando angustia y vergüenza. Generalmente este problema es ocasionado por un trauma, psoriasis o una infección causada por hongos conocidos como dermatofitos.

Síntomas comunes de infecciones fúngicas en las uñas

La fragilidad y sequedad en las uñas son síntomas típicos relacionados a una variedad de infección fúngica en las uñas que se conoce como onicomicosis. Otros signos incluyen decoloración y reducción del brillo natural de la superficie, así como cambios en la forma y un aumento considerable de grosor.

Los hongos son microorganismos parasitarios que ingresan en el tejido ungueal a través de pequeños cortes o espacios entre el mismo y la dermis. Estos suelen prosperar y propagarse rápidamente en ambientes húmedos y cálidos.

Una vez que el facultativo confirma la presencia de hongos en los dedos, generalmente prescribe un fármaco anti-fúngico como el itraconazole, terbinafine y ciclopirox. Sin embargo tales productos suelen causar irritación y malestares adicionales como nauseas y vómitos. Por tales razones se recomienda recurrir a tratamientos orgánicos de uso seguro como ZetaClear que proporciona resultados efectivos y permanentes en pocas semanas.