Ingredientes de ZetaClear

Se estima que las infecciones ocasionadas por hongos afectan a más un billón de personas cada año. Lo más alarmante es que evidencia reciente sugiere que tal cifra se está incrementando, y es que estos parásitos pueden contaminar cualquier región del cuerpo.

Las zonas más vulnerables incluyen la piel y las uñas. ZetaClear ha sido especialmente formulado para combatir la propagación de estos microorganismos en las áreas mencionadas de forma segura y efectiva. Descubre como este revolucionario sistema terapéutico puede restituir la salud de los tejidos dañados.

Un tratamiento oral que combina los mejores elementos homeopáticos

Una de las formas más prácticas de elegir el tratamiento adecuado involucra revisar exhaustivamente las propiedades de los ingredientes activos del mismo. Ya que ZetaClear es un sistema que combina el uso de dos productos, vale la pena revisar detalladamente las capacidades de cada uno.

La solución oral incluye los siguientes elementos:

  • Mancinella. Alivia el enrojecimiento, la inflamación y la incomodidad ocasionados por el proceso infeccioso. Adicionalmente ayuda a reducir la supuración de los tejidos afectados y la decoloración sufrida por las uñas.
  • Thuja Occidentalis. Aunque este es comúnmente utilizado en el tratamiento de verrugas, tiene importantes propiedades que alivian infecciones crónicas.
  • Nitricum Acidum. Facilita el proceso de sanación tanto de la dermis como de membranas mucosas. Este componente restaura una circulación sanguínea saludable dentro del lecho ungueal promoviendo una rápida regeneración celular. También mitiga las molestias sufridas por la piel circundante a la lesión. Adicionalmente reduce la sudoración en manos y pies evitando que se dé un ambiente propicio para propagación del parásito.
  • Antimonium Crudum. Alivia el escozor y el exceso de humedad que suele ser aprovechado por los parásitos. También reduce la sensibilidad debajo de las uñas así como el enrojecimiento y la supuración de la zona lesionada.
  • Azufre homeopático. Ha sido utilizado durante más de un siglo en el tratamiento de irritaciones cutáneas. Además de aliviar la picazón, fortalece el sistema inmune.
  • Arsenicum album. Proporciona un apoyo integral a la salud del organismo en general. Revitaliza los tejidos y promueve un proceso recuperatorio satisfactorio. También restaura el color natural de las uñas.

Reforzando el tratamiento con los mejores recursos

La solución oral debe ser combinada con la aplicación del tratamiento tópico que contiene los siguientes componentes: Acido undecilénico. Derivado del aceite de ricino, destruye los hongos, alivia la picazón y quema los tejidos infectados minimizando las posibilidades de un rebrote. Ya que su acción terapéutica es bastante fuerte, debe ser combinado con aceites portadores para mejores resultados.

  • Aceite del árbol del Te. Es frecuentemente utilizado para destruir parásitos de distintos tipos. Es uno de los pocos bálsamos que puede ser empleado sin ningún tipo de contaminación debido a sus propiedades antisépticas.
  • Aceite de Clavo. Alivia las infecciones fúngicas.
  • Aceite de Jojoba. Rico en antioxidantes, es utilizado para aliviar la picazón y la inflamación.
  • Aceite de Limón. Reduce la hinchazón y mejora la circulación.
  • Aceite de Lavanda. Mitiga la comezón y promueve la curación. Adicionalmente, calma y reduce la inflamación.
  • Vitamina E. Elemento rico en nutrientes que prolonga la vida útil de los demás aceites. Además, elimina los radicales libres.
  • Aceite de almendras. Penetra en las capas más profundas de tejido llevando consigo los demás ingredientes ya mencionados para sanar y aliviar incluso las áreas más inaccesibles.